Consejos de un ingeniero de mezcla para principiantes

No sé si eres consciente, pero cuando empiezas a mezclar tus primeros temas musicales lo haces todo de una forma muy cerebral y muy poco sentimental: la mayoría de los neófitos de la producción tratan de conseguir imposibles mediante ciertas estrategias totalmente técnicas. Incluso yo mismo -aunque parezca muy seguro de que esto no va así- lo hice durante un buen tiempo hasta que entendí que tanto la producción como la mezcla no son ingenierías, sino artesanía. Métete esto en la cabeza antes de que pueda recomendarte todo lo que sé. Tanto el concepto artesanal de la ingeniería de mezcla como mis consejos te harán saltarte muchos pasos erróneos que se derivan de malas concepciones sobre las labores de edición de sonido.

Es muy importante que cuando produzcas o edites un tema pienses en emocionar, pero en emocionar con balance. No te emociones emocionando, porque el espacio es limitado, ¿de acuerdo? Es decir, tienes que racionalizar la escucha y mezclar de forma técnica, pero el fin último es la emoción, de manera que si lo que estás mezclando suena muy limpio pero sientes que no le has sacado todo el partido a los cambios entre las partes de la estructura o a la voz, a un determinado instrumento… no has alcanzado una buena mezcla.

Y ahora paso a darte una serie de consejos que resumen lo que he podido entender sobre este complejo mundo en estos años dedicándome por entero a la producción y las labores de mastering:

 1 Todo se resume en el poder de elección

Otro concepto que te tienes que meter en la cabeza a martillazos. El poder de elección afecta no solo a la edición y la mezcla, también atañe a la producción. Si no se eligieron buenos sonidos en esta parte el resultado final no sonará tan logrado, y conducirá a un master de peor calidad. Este caso se da por muchos motivos, entre ellos la falta de posibilidades del sonido que se entrega al ingeniero de mastering.

Y nunca debemos despreciar el tema de la desmotivación por parte del profesional. Aunque él/ella no te lo comunique, si tu producción no es buena, la persona que esté a los mandos de la edición trabajará con menos ahinco debido a la falta de motivación. De manera que has de enfocarte en conseguir un resultado bonito eligiendo bien cada componente. Olvídate ya de “mezclas milagro que salvan temas mediocres”.

2 El secreto de un buen mastering es el mentalismo

Pura alquimia. Seguro que te has fijado en el sabor de la cerveza cuando la estás bebiendo, pero después de darle un trago el sabor cambia, ¿verdad? Esto es lo mismo; puedes recordar uno de los temas que estás escuchando en bucle últimamente. “Madre mía como suena ese bajo, es enorme y se escucha altísimo”. Bueno, pues realmente no se escucha tan alto.

Así es, es mayor tu sensación mental de volumen que la verdadera presencia de ese bajo. Lo que ha hecho el ingeniero de mezcla es darle una sensación de presencia muy alta trabajando cada parte del espectro frecuencial de forma distinta para, sin tener un volumen totalmente descompensado, que suene muy presente. Sin embargo, a ti te da la sensación de que está increíblemente alto, y además no solo no resulta molesto, sino que le suma mucha calidad al tema y te retiene en la escucha hasta el final.

3 No pases demasiado tiempo focalizándote en algo

Puede hacerte olvidar otros elementos importantes a destacar o atenuar. En su defecto, si tienes tiempo o tu cliente no tiene prisa por tener su master terminado, masteriza el tema y después revísalo tras unos días sin escuchar el trabajo. Esa pausa será fundamental para que identifiques algunos excesos que hayas podido cometer en la sesión de mastering.

Es importante que te consideres humano y no un médium o un ser inmortal; en la música se cometen errores, ya seas un aprendiz o un experto. Tienes que encajar críticas y por su puesto, ser autocrítico y proactivo.

4 No aprietes todo a lo loco!

Hay cosas que solo al comprimirlas un pelín perderán el sentido estético que les quisiste dar en un principio. No te preocupes tanto por los picos de sonido, un determinado elemento con picos bonitos se puede posicionar en un volumen adecuado en lugar de comprimir y subir la ganancia. Se mejor que nadie que es muy complicado olvidarse de obtener una sensación de volumen buena, pero trata de mantenerte lo más alejado de competir con temas concretos porque pocas veces es una buena idea.

A demás, has de tener en cuenta que generar una sensación de volumen buena o alta no es solo cuestión de compresión, de hecho es más bien cuestión de encontrar un buen balance tímbrico desde las primeras elecciones de la producción.

Y según vamos descendiendo hacia lo más profundo de este volcán de la ingeniería (artesanía enrealidad) de mezcla vamos con los puntos más densos

5 Consigue un buen balance tímbrico

¿Cómo? Escucha mucha música, analízala, disecciónala como si fuera una rana y estuvieras en clase de ciencias. Apunta (y amputa) todo lo que oyes en un papel. Imagina cómo lo han creado, cómo han trabajado cada parte del sonido. Analiza los temas con stereo imagers y métricas de mastering. Mira en que HZs sobresale el bombo, en cuales se mueve el bajo, hasta donde puedes sentir el rostro de cada instrumento en los medios y los agudos. ¡Sistematiza tu aprendizaje y algún día serás grande!

6 Estudia!

Da igual si es online o de forma presencial. De hecho, no te cortes de estudiar en internet, es más barato y en temas de producción no hace falta estar en persona para aprender mejor. Hoy en día, en enseñanzas que requieren software y hardware se aprenden con la misma efectividad tanto online como en persona. La mezcla y el mastering se pueden aprender totalmente online, y también la producción, y los cursos disponen de contacto directo con los profesionales que imparten las enseñanzas, de manera que puedes aprender producción café en mano y en el sillón más cómodo de tu hogar. Ahora echa mano de tu agenda y guárdate este curso que te paso aquí, ya que puede ser importante para que mejores tu calidad en la mezcla:

Bien, ahora que te he recomendado una de las cosas más importantes, ¡no te conformes con ello! Tienes que saber soltar todos tus conocimientos para que no te limiten. Sabes muchas cosas técnicas, has estudiado varios cursos de producción y eres muy correcto. Ahora no te pases, decide qué es lo conveniente, a veces lo correcto no es la mejor opción. Usa mucho el corazón, porque en los cursos lo que más desarrollaras es la parte mental. Y sobre todo, intenta hacer tu trabajo siempre como si fuera algo voluntario, ¡Disfruta!

Eso es todo por hoy, te dejo algunos blogs relacionados, ¡nos leemos la semana que viene! Un abrazo!

Equipo para principiantes de la producción musical

Te recomiendo materiales de producción musical con muy buena relación calidad/ precio para principiantes en la materia. [...]

Leer más...

Qué carrera escoger para ser compositor y/o productor musical

Hablamos de las distintas academias que hay en toda España donde estudiar composición musical, producción, software, mezcla y mastering. [...]

Leer más...

¿Por qué hay que saturar los bombos? Visita guiada a través del Kick en la música urbana

¿Por qué hoy en día es tan necesario saturar bombos?¿De dónde viene este tipo de efecto en la música urbana? Te lo explico en un "pis pas" [...]

Leer más...

La cloaca de los estudios de grabación: estafas y plagios

En engaño, la estafa y la reventa son la parte oscura de "algunos estudios de grabación". Es necesario informarse bien del portfolio de cada "profesional" antes de consumir su servicio musical. [...]

Leer más...