Los reggaetoneros conocen a Einstein mejor que tú

Caution

Antes que nada comentar que aunque en el título mencione el reggaetón no es más que un gancho 😉 . En este blog pasaremos por el dembow, el rap y el r&b entre otros, señalando sus cualidades rítmicas y como se relacionan las temáticas que tratan las letras con lo sensual o sexual de su “física”, una forma más de interpretar los fundamentos lógicos de cada género urbano.

La física del reggaetón

En este caso tenemos un ritmo grave, pesado y lento (standard de BPM 90 tal y como en el rap). Por otro lado ecualización general con tendencia al grave. Tenemos por tanto dos aspectos principales: lentitud y contundencia en el latir de la percusión. En este caso, precisamente es ahí donde está la clave: el ritmo tiene una parte sensual y otra sexual. Por un lado es sensual porque el ritmo es lento, y por otro es sexual porque es contundente y los graves tienen mucha presencia. Para que nos entendamos: lo “sexual” de la música urbana muchas veces se interpreta como la sensación de proporción de graves. Ya tenemos los elementos que hacen falta para entender el tema: velocidad, materia y energía.

Karol G

Un ejemplo que apoya esta idea sobre el ritmo del reggaetón es este clásico tema de Karol G Punto G, en el que abundan frases románticas (“estoy esperando por uno que me enamore/ a la vieja escuela que me mande flores”) y por otro lado sexuales (“que me toque allá/que me toque ahí/ hasta que me encuentre espero ahí/ en el punto G”). Al existir esta doble posibilidad en la relación de ritmo y temática en las letras, hay temas en los que abunda más el contenido sexual mientras en otros abunda lo sensual.

Frecuentemente los productores que trabajan para los artistas más conocidos del género editan las percusiones según las temáticas que tratan las letras, y especialmente mediante los tipos de bombos, de manera que si la letra es sexual encontraremos sonidos de bombo con más presencia, más intensos, con mayor pegada tonal y con más intensidad en la gama de agudos.

Otros modelos de física en el reggaetón

Sin embargo, en los temas de reggaetón más romántico los bombos son más ligeros, con menos información, como en Felices los 4 de Maluma o en Amigos con derechos en colaboración con Reik

Un ejemplo de bombos más potentes en los temas de temáticas más sexuales podría ser este Shaky shaky de Daddy Yankee o Fuego de Ozuna

Si nos centramos exclusivamente en el peso/ volumen de los instrumentos más allá de la percusión, podemos encontrarnos con casos como el del rap, género en el que se suelen dar incluso algunos grooves en sintes de frecuencias medias que ralentizan su ritmo y llegan tarde a cada pulso del compás (obviamente de forma intencionada, como un retardo). El ritmo en rap siempre resulta “gordo” y pesado, siempre se habla de sonido gordo, con lo que lo lógico es que se arrastre para moverse, similar al caso que comentábamos del reggaetón (lento, pesado y demoledor).

La relatividad hecha diseño sonoro

Fíjate, esto es pura física, la teoría de Einstein ya lo decía. La energía de cada beat depende de su materia, por lo que, siendo tan pesados y graves el hiphop y el reggaetón (la onda grave tiene la fase es la más ancha de todo el registro de frecuencias), la rítmica y el punch se corresponden con ello. Todas estas caracterizaciones de los distintos géneros son peculiaridades que hemos ido construyendo debido a que, si bien siempre suele haber una dosis importante de sentimiento en la música, también la concebimos de forma lógica.

Un ejemplo cargadito de funk

Fijaos en este tema del grandísimo Jacob Collier, a partir del break del 3:17 en el que todo cambia y se torna funky y hiphopero a tope. El ritmo es entonces pesado, lento. El sintetizador que se mueve en frecuencias medias (de sonido tipo analógico polisaw) no va al ritmo, mantiene un Groove que lo altera y ralentiza, con lo que no llega a tiempo a algunos de los pulsos.

Anomalie

Hay temas de hiphop que representan esto de forma bastante más explícita como Velours de Anomalie, en el que los leads y algunos sintes también suenan a destiempo y llegan tarde. Son sonidos muy pesados, muy cargados de información, curradísimos y voluminosos que, trabajados mediante técnicas de layering, sampling y otras formas de superponer/cortar/crear informaciones de sonido, poseen un ritmo que representa su materia a nivel interpretativo.

¿Y en ritmos rápidos?

Pero pongámonos por un segundo en un caso radicalmente contrario: si estas tocando en un grupo de swing, que es un género que suele tener un ritmo ligero y rápido, no parecería coherente que ralentices como se hace en estos sintes del rap, porque el ritmo rápido te arrastraría y no tendría lógica a nivel artístico, es un discurso sin coherencia, normalmente no expresaría gran cosa.

Sin embargo en géneros lentos, el hecho de que un instrumento tan lírico como un lead monofónico (por poner un ejemplo) se mueva de forma lenta y llegue tarde a algunos pulsos, puede ser interpretado como un discurso sensual (no necesariamente entendido como lo que precede al aspecto sexual, sino más bien como algo que sencillamente nos imanta o nos atrae).

Dembow

Este género es al reggaetón lo que el ska al reggae. Si bien el reggae supuso una ralentización posterior a la invención del Ska debido en parte a la religión rastafari y el acceso a drogas depresoras del sistema nervioso que relajaban (cannabis) y hacían funcionar de forma más pausada en absolutamente todo, el dembow es simplemente un ritmo igual que el de reggaetón pero normalmente más rápido debido a la necesidad de bailar o perrear con ritmos más ligeros o bailar twerk en rítmicas que correspondan más a un temblorcillo rápido de nalgas.

Los sonidos también suenan menos pesados, dan sensación de menor densidad y todo está menos cargado de graves y en general de información. Dentro de la percusión las cajas son agudas y sencillas, los bombos redondos y con un ataque y una cadencia muy rápidos para que la cola de cada sonido de percusión desaparezca antes de que llegue el siguiente sonido (el bajo, que también suele ser muy liso y redondo). Por tanto todo parece más ligero, más veloz y menos cargado del punch percusivo en los graves, porque necesita pesar poco para moverse rápido.

Los bombos y las cajas de reggaetón muchas veces tienen también una cadencia más larga, es decir, la cola del bombo (que al igual que en el dembow se funde con el bajo), es mucho más larga, porque hay tiempo de sobra para alargar la estela de frecuencias graves que deja a su paso y que tanto seducen (hasta que llegue la caja, también con mucho grave y mucha cola de sonido).

¿Y metafóricamente?

Puede decirse entonces que el dembow tiene un ritmo más sexual que sensual, pero si bien comparte algunos rasgos con el reggaetón también es más ligero, y esto se refleja en las letras: mientras la temática que trata el reggaetón en algunos temas es sexual y al mismo tiempo romántica (como sucede en los trabajos de Dalex, Lunay, Sech y Ozuna entre otros reggaetoneros que están ahora mismo en el top) en el dembow de artistas como Bad Gyal, la temática tiene a veces contenido sexual pero las historias que cuenta frecuentemente son menos enfocadas hacia el encuentro sexual o el deseo de pecar, y aparte de hablar de ello mencionan igualmente otros sucesos de forma más amplia que en el reggaetón.

Bad Gyal

Un ejemplo de tantos sería el tema Hookah de la artista Bad gyal, que trata sobre distintas historias de discoteca. Pues bien, en una de las estrofas la cantante cuenta una historia sobre un encuentro sexual, pero esta solo ocupa una de las estrofas, si bien la mayor parte de la letra trata sobre el club, el hábito de fumar cannabis, las aventuras en la zona VIP de las discotecas, etc

Música club

Y ahora vámonos a otro terreno totalmente distinto. Precisamente por la naturaleza de su movimiento y la física que conllevaría, para géneros como el house y otros como bumping, techno, etc, usaríamos palabras como “robóticos” o “maquineros” (suenan a máquina, a música hecha por robots). Obviamente la intención tras este tipo de músicas es que suenen a más a máquina que la música urbana mainstream, y de hecho en las imágenes promocionales de las canciones y trabajos discográficos de house y techno aparecen frecuentemente cosas tipo robots futuristas o máquinas perdidas en el espacio.

Estos géneros tienen una sonoridad peculiar porque están creados con sintetizadores y cajas de ritmo que son pura maquina y sonido surrealista, pero de forma más atrevida que otros como el dembow, que a veces lleva sonidos de flautas o percusiones étnicas (tal como sucede en el afro beat y otras músicas pseudo-exóticas dentro de la música popular urbana).

En este caso concreto del house se precisa que todos los sonidos vayan “cuantizados”. Por cuantizados en la producción musical se entiende “encajados” dentro de las casillitas del ritmo de cada programa DAW, es decir, exactamente en el latir de cada pulso, encajados en el segundo 0 de cada beat. Y sin duda, ello contribuye a que todo suene tan maquinero.

Aquí una muestra del discurso del house: marketing basado en imágenes futuristas y estilo robótico. Temazo de Alok y Hugel.

Rhythm and blues

Y ya para ir acabando, cabría hablar de un último género que no me puedo callar porque es uno de los que me representan como productor. Puede comprobarse como con el r&b sucede algo similar al hiphop. El r&b trabaja más lo sensual, y su ritmo es muy grave pero no tiene pegada, le falta esa contundencia de lo que entendemos como sexual en el imaginario colectivo de la música urbana. Los trabajos más puristas de r&b son frecuentemente todo graves pero muy lisos, sin picos muy pronunciados en las ondas de los instrumentos.

En este tema de Miguel la letra trata las fantasías previas al encuentro de forma bastante somera

Para finalizar me gustaría aclarar que obviamente todo este concepto de la rítmica y las temáticas no se extiende al 100% de las músicas mencionadas, especialmente porque una enorme parte de la música urbana está a caballo entre distintos géneros y el propio estilo muchas veces no pide entender sus elementos de esta forma. Por ejemplo, algunas canciones de Ariana Grande tienen contenido de r&b pero también gravitan un pelín hacia el género trap, con lo que se convierten en una mezcla con el punch del trap y los bajos lisos del r&b, de manera que caben muchísimas más posibilidades (texturas de distorsión, redondez, rugosidad… asociados tanto a discursos marginales o de violencia como a romanticismo, relax, etc).

Un ejemplo que comparte física

Lo mismo pasa en algunos de los temas de David Bisbal, un artista español que lleva toda su carrera vendiendo una imagen pseudo-exótica del flamenco mezclándolo con el reggaetón en una suerte de pop hispano mestizo, un producto interesantísimo en el cual caben los graves característicos del reggaetón con un lavado de cara basado en sonidos más redondos y lisos pero también contundentes que comparten espectro de frecuencias con muchos instrumentos (varias líneas de guitarra española, guitarras eléctricas con un pelín de distorsión, etc).

Al compartir espacio los graves del reggaetón con lo lirico de la guitarra española es lógico que se creen temas como Pedirte perdón, este famoso exitazo latino en el que la temática es exclusivamente romántica y no sexual. Con Antonio José pasa parecido, sus temas son tipo flamenquito pero a veces con cierto dembow, pero al ser un mix de géneros la temática es más refinada que en reggaetón y nunca tan explicita en el aspecto sexual: más bien en las letras abundan los temas de relación de pareja o despecho.

¡Y nada, eso es todo por hoy! Os dejo otros blogs del estilo, ¡nos leemos la semana que viene!

Hipersexualización en las cantantes: ¿empodera o promueve roles hegemónicos?

Se habla de la hipersexualización de las cantantes como un sometimiento por parte de la industria. ¿Verdad o leyenda? [...]

Leer más...

El poder de la narratividad en la música urbana: 3 casos

La narratividad en la música urbana es apasionante y está llena de significados interesantísimos. [...]

Leer más...

Subiendo a la reina a su trono: el legado de Beyoncé

En este blog explico por qué Beyoncé es una de las artistas más infravaloradas de la historia. [...]

Leer más...

La psicología de los géneros urbanos

Cada uno de los géneros que se estilan dentro de la música urbana tienen una personalidad, una psicología concreta que tiene sus raíces en la producción musical de cada tema hasta la mezcla y el mastering. [...]

Leer más...

¿El techno tonifica glúteos? Secretos sobre la nueva publicidad de nicho en las RRSS

Si! El techno tonifica glúteos, el lofi hace que apruebes tus exámenes y el trap hace que lluevan letras en tu cabeza. Pásate si quieres saber el por qué. [...]

Leer más...