Artistas que se fueron a la mierda y con razón

En este blog os propongo cuatro ejemplos de cantantes y artistas que fracasaron o simplemente fueron olvidados y desaparecieron del panorama (¿o no?). Hoy no voy a dar rodeos: ¡vamos a ello!

Sak Noel

Su primer single, Loca people (cuya lírica encabezaba la mítica frase «Johny, la gente está muy loca, WTF») triunfó internacionalmente y estuvo en lo más alto de las listas durante unas semanas. El problema no es este tema: este tema era fresco, gracioso y peculiar, y el concepto estaba muy bien hecho. El problema es que después de este hit parece como si el artista hubiera querido mantenerse en lo alto con un segundo hit al mismo tiempo tratando (a lo mejor) de buscar un estilo propio como DJ/productor, pero se le fue un poco de las manos.

Sacó su segundo hit llamado Paso, con el que se marcó un “Pitbull” en toda regla (los que hayáis leído el blog de Las 10 canciones más patéticas de la historia lo entenderéis). Con este nuevo trabajo plagió su propio estilo y no supo renovarse todo lo bien que habría podido si hubiera querido. El tema era igual de binario, manteniendo esa especie de Ska con un ritmo a la contra muy marcado en la síntesis y esta especie de recitado de letra por parte de una cantante (con el mismo timbre de voz que la canción de Loca people por cierto) en lugar del canto afinado. Seguramente intentó mantenerse en el panorama para empezar una gran carrera tipo Avicii o similares (imagino) y de hecho esta otra canción también tuvo éxito, pero la gente no es boba y se notó que este segundo trabajo ya aburria.

Puntualizando

Este artista está en el ultimísimo puesto porque realmente no se ha “ido a la mierda”: está fuera del mundillo de los hits (aunque de hecho después de paso hizo algún otro temazo), pero sigue ejerciendo de DJ produciendo beats de todo tipo con bastante éxito dentro de su nivel actual. Os dejo por un lado el segundo hit repetitivo (el de Loca people todos lo conocemos), y por otro lado un tema que ha hecho hace poco que está muy interesante.

Sean Paul

Este artista fue el cantante oficial de los ft. y las collabs: solo hacía trabajos en conjunto con artistas consagrados (tenía temas propios pero la mayoría no eran tan populares como sus colaboraciones). Todos los artistas del panorama mainstream de hace una década querían su voz como “firma” para sus canciones. Fue algo así como un Pitbull pero con algo más de estilo, más flow y un rollo muy personal. Los artistas lo ponían un ratito o dejaban un mini-apartado en los estribillos con su flow para tener ahí esa especie “marca premium” dentro de cada trabajo (pareciera que diera suerte hacer temas con él, como si lo tuvieran como amuleto de la suerte y en caso de no contratarlo no triunfaría ninguna canción).

Pero a fin de cuentas Sean Paul no tenía apenas protagonismo. Era una cosa muy rara lo que pasaba con este artista. Fue muy valorado pero su firma caducó y el mismo agujero que tragó al house en las discotecas también lo fagocitó a él.

Sean Paul no se ha ido a la mierda y podrá resurgir cuando le venga en gana. De hecho todavía hoy, en algunos temas como Contra la pared (en colaboración con J Balvin) aparece con sus partes clásicas de «un ratito de flow». Pero aún siendo un tema suyo, ha necesitado colaborar con alguien del panorama actual para salir de nuevo a flote; si no estuviera J Balvin no tendría la millonada de visitas que tiene. Y es que este artista se quedó en eso, en un cantante dancehall del pasado con muy buenos contactos en la industria.

El chaval de la peca

Este artista triunfó gracias a una publicidad de Amena versionando la canción de Libre de Nino Bravo. A partir de ahí todos sus “temazos” fueron adaptaciones; adaptaciones gracias a las cuales sacó álbumes enteros. A Libre se le sumó A ba ni bi, otra canción que no era suya originalmente. Mirando su lista de temas en Youtube descubrí que el 80% de sus temas más conocidos (aún hoy) son versiones: Dame veneno, Soy un truhan soy un señor, Tómbola… el problema es que su éxito se debía en gran parte a terceros.

Desaparecido, pero en activo

A día de hoy el cantante sigue de gira con temas propios -esta vez en lengua catalana- fuera de su personaje como El chaval de la peca (ahora es Marc Parrot) y está haciendo música propia, cosa que es de reconocer. Pero, si bien podría haber aprovechado su tirón mediático para reconducir su carrera en el momento adecuado (tras el anuncio de Vodafone o como mucho después de A ba ni bi) se ha terminado «yendo un poco a la mierda» y con razón. Sus conciertos son íntimos a la fuerza y sus canciones tienen poco tráfico en internet. No obstante su música hoy tiene mucha más verdad que antes. Si hubiera estado “espabilao” ahora a lo mejor estaría llenando grandes eventos como sucedió con otros artistas que se hicieron conocidos en parte gracias a la publicidad como Vampire weekend o recientemente Anna of the north.

King África

Este es sin duda el artista que peor ha sabido renovarse con el tiempo, aunque seguramente tampoco tuvo en ningún momento tales intenciones. King África (menudo elemento): su estilo encasillado era desde el primer momento carne de época. Las cualidades de su voz (declamación gritada y rollito de frontman) fundamentaron un estilo muy cuadriculado. Y es que en el caso de este artista es probable que la historia mire atrás dentro de 10 o 20 años y lo recuerden como a un señor que intentaba cantar con una túnica y una capa.

Tras el rotundo éxito de Bomba King África sacó más temas, pero eran todos iguales (Salta, Paquito el chocolatero… ambos se basaban en su mismo estilo de voz declamada por encima de diferentes bases hechas por algún que otro productor musical de la época). Fue entonces cuando empezó a verse esa faceta unilateral que tenía y se terminó convirtiendo en esa especie de cruce entre James Brown y un papa Noel caribeño “requemao” que más que cantar hacía de frontman escénico o animador poniendo la energía de los temas a tope. Hoy por hoy (y sorprendentemente) aún sale en algún tema acompañanando a otros artistas

Convertido en un emblema

Parece que en algunos trabajos ha funcionado bien como “vieja gloria” (se nota que la nostalgia siempre vende,). En las nuevas canciones en las que aparece se limita a su papel/personaje de hace 20 años. Y es que el mero hecho de que no haya madurado su estilo hacia una faceta más seria o directamente hacia otros géneros es de por sí una muestra de su escasa capacidad o intención de evolucionar. Este tipo de trabajos sacan a relucir su único interés hoy en día: aparecer en temas modernos como un personajillo curioso al que poner en relación con un tiempo concreto: aquel en la que cada verano se escogía una canción para sonar sin parar en todos los garitos.

Eso es todo por hoy, te dejo algunos blogs relacionados, ¡nos leemos la semana que viene! Un abrazo!

Hipersexualización en las cantantes: ¿empodera o promueve roles hegemónicos?

Se habla de la hipersexualización de las cantantes como un sometimiento por parte de la industria. ¿Verdad o leyenda? [...]

Leer más...

¿Por qué el reggaetón ha suplantado al house?

La verdad tras la suplantación de la música house en las discotecas debido a la irrupción del reggaetón en el panorama pop. [...]

Leer más...

El fracaso comercial del dubstep

Hacemos un repaso por la historia del dubstep y las causas de su hundimiento. [...]

Leer más...

Por qué mi música no triunfa

¡Te explico como alcanzar el reconocimiento en 4 claves fundamentales! [...]

Leer más...

Me preocupa el estado de la musica urbana

Los excesos que reflejan las letras y videoclips de la música urbana actual… ¿son buenos o malos? ¿está en crisis la música urbana? [...]

Leer más...