¿Cómo será la música del futuro? 2121: odisea en el espacio

¿Te lo has preguntado alguna vez?

Teorizando

¿Cómo serán los géneros musicales dentro de 100 años? ¿Cuáles abundaran más? ¿Cómo se llamarán? ¿Qué géneros actuales se mezclarán o recuperarán? Este blog es una cápsula del tiempo en la que meteremos todas las expectativas lógicas sobre el futuro de la música urbana, y lo haremos en base a la historia de la misma y la evolución y diferentes mezclas de los géneros que han predominado en cada fase.

Como la historia la escriben los ganadores, hoy escribiré sobre mi mayor victoria, ¡la música urbana!

Empecemos por lo que todos sabemos: algo que últimamente se comenta mucho sobre el futuro de la humanidad es que la máquina superará a la imperfección del factor humano, y más allá de los aspectos técnicos, se repite mucho la idea de que los robots nos eclipsarán en una labor tan creativa y personal como la música.

De hecho, desde hace años están apareciendo maquinas con algoritmos que componen solas, como Shimon, un robot que compone por sí mismo, y también improvisa música en directo:

Te diré lo que va a suceder realmente, y no, la máquina no va a suplantar al humano, y menos en una labor en la que el propio ser humano demanda más humanidad que en ninguna otra. Eso solo pasará cuando se nos vaya de las manos el transhumanismo y nosotros mismos nos convirtamos en robots, pero en ese escenario es posible que la música directamente desaparezca.

Lo que ocurrirá realmente es que la máquina facilitará enormemente las labores de creación y composición musical mediante distintos modelos de inteligencia artificial, algoritmos muy avanzados de automatización en software y hardware, etc. Lo que sí es cierto es que la música electrónica se establecerá definitivamente mientras la acústica (grupos de acústico, orquestas sinfónicas, etc) irá perdiendo fuelle.

Tampoco desaparecerá la música acústica, no te asustes: lo que si es probable es que cada vez sea más vital la presencia de sintetizadores y pianos electrónicos en ella. No existirán grupos solo con guitarras, batería y bajo como ACDC a no ser que sean tributos de música vieja.

Pues bien, voy a dejar de divagar y paso a comentar los posibles géneros del futuro:

1. EXOTISMO

World music 2.0.

¿Géneros indigenistas mezclados? ¿Se podrían crear mezclas de dancehall y flamenco? Si se consigue que empaquen podría pasar perfectamente; tengamos en cuenta que hoy en día hay mezclas similares -desde luego no tan atrevidas como esta- pero igualmente frescas como bossa-dancehall en algunos temas de zouk. Es cuestión de que llegue alguien y vea la posibilidad; el gusto por la frescura a cualquier precio nos llevara a esta clase de escenarios

Generos exóticos “electronificados”

Si, todo pasará por las manos de la electrónica. Se darán “repescas” de géneros que poco a poco se están perdiendo (hablando en futuro), como ocurrió con el electroswing y el olvidado jazz de los 20s, pero irán en cadena, especialmente con la música popular rural. Con el tiempo es posible que el folklore vaya perdiendo fuelle, y la gente demandará cada vez más percusiones electrónicas.

En este escenario la ranchera sería electro-ranchera, el bolero electro-bolero, la balada electro-balada y así sucesivamente. De lo contrario es posible que estos géneros mueran poco a poco como hicieron muchas otras músicas transmitidas tradicionalmente de forma oral, básicamente por el desinterés que sentirá la gente por los ritmos sin compresión/ excitación

Celtic vibe

Como comentaba antes, la necesidad de encontrar nuevos modelos de arte hará que recurramos a música popular rural poco conocida, desde cantos celtas hasta música de acompañamiento en danzas de tribus amazónicas. Es posible que mediante estas influencias creemos nueva música, “electronificando” las percusiones exóticas. Esta música constituirá la norma como hoy lo hace el dancehall entre otros, con varios elementos afroamericanos en sus ritmos, bajos y coros.

2. DISTORSION

Synth metal

Conoceremos también el heavy metal sintético; tendrá percusión, bajos y teclados totalmente electrónicos, y solo conservará la guitarra eléctrica. De esta forma todo el panorama de mezcla-mastering se verá afectado y habrá que encontrar un término medio para que la distorsión de guitarras y sonidos de teclado esté bien repartida y los graves de la percusión y el bajo también estén muy presentes.

Es posible que de este subgénero broten más subcategorías, como synth black metal, synth death metal, synth melodic metal… las distorsiones no serán solo analógicas como en un amplificador, sino surrealistas y digitales como las de los sintetizadores actuales. Lo más probable si se da este escenario es que vuelvan los keytars (hoy en día solo disponemos de unos pocos modelos de keytar en el mercado mainstream, pero en 100 años puede ser que haya un montón de marcas y que compitan por crear el más completo).

G soul

El trap puede interpretarse como una vía de comunicar mensajes agresivos en base a su sonido. En su época, el grunge era también una forma de trasmitir la rabia, el dolor o la depresión vital/ amorosa, especialmente en los temas con una tónica amorosa o de despecho, muy repetidas en la música occidental de todas las épocas. Hoy en día para cubrir esas necesidades expresivas de amor o de tipo sensual tenemos el RnB; un género moderno, romántico, sensual y con un puntillo profundo.

Pues es posible que en el futuro, con la constante persistencia de la juventud a la hora de manifestar la rabia -y relacionado ello con las tribus urbanas y la necesidad de ubicación y sentimiento de pertenencia- se cree algún día un género en el cual, como en su época con el grunge (y hoy en día con el grunge trap), se exteriorice el romanticismo o la depresión mediante este RnB chillón.

Y diré más: los riffs de guitarras eléctricas con sonido «clean» ya han llegado al terreno de las salas de baile, pero también lo hará algún día la distorsión característica del metal. Quédate con esta predicción porque algún día se cumplirá; bailaremos en la discoteca con distorsión guitarrera heavy sonando de fondo.

Se crearía así una versión oscura del género, y podrían escribirse letras más hardcore o más explícitas sexualmente, así como una sonoridad más excitada, con graves tostados, un hi end chirriante y mucha distorsión guitarrera y sintética a lo largo del registro frecuencial.

Y, siendo la voz humana el instrumento más infinito, lo más lógico sería recurrir a técnicas de canto agudo para conseguir voces soul con un toque de «ronquera» (voces rasgadas) para que suenen chillonas de manera que empaquen con la estética general, como un saxo jazz haciendo locas líneas de bebop. De esta forma conseguiríamos una versión más áspera del soul moderno, que en cierto modo hace falta, y satisfaría a un nicho de mercado perenne.

Slow trap

Se trataría de música fuerte con bajos distorsionados tipo trap, pero aún más lenta, y jugaría de forma extrema con subgraves brillantes con fases de onda sonora muy anchas. Tanta presión de graves produciría sensación de éxtasis psicodélico.

Para no aburrir por la excesiva lentitud (el ritmo estaría allá por los 75 bpms y de ahí hacia abajo) necesitaría elementos que reclamasen la atención del auditor; posiblemente se trataría de efectos percusivos en todas las partes del registro de frecuencias, filtrados para que produzcan una sensación placentera de tipo ASMR.

Hoy en día existe la denominada “droga sonora”, que es básicamente música mezclada con ruido en distintas frecuencias y jugando con stereo, mono y panoramización. Produce sensación de mareo y éxtasis, y hay gente a la que ha causado adicción.

La evolución del trap a un género con más tendencia a sobresalir en frecuencias subgraves sería lógica, y cuanto más incidieran los productores en estas frecuencias -desarrollando nuevas técnicas de saturación y compresión- más factible sería una ralentización rítmica exitosa a nivel de marketing.

Para entender por qué los géneros que acentúan el punch del subgrave son normalmente más lentos que 90 bpm consulta mi blog los reggaetoneros saben más de Einstein que tú; se encuentra una correspondencia interesante en ese sentido.

3. BACALAO

Neo club

Hay una posibilidad de que se hagan nuevas reconquistas de géneros “perdidos” dentro de la música club. Podría darse una mezcla entre los polisaws loquísimos y los sintes de los hooks del EDM mezclados con el groove gunky de la música disco. Sería algo así como el vaporwave del futuro, juntando dos nostalgias (la de los 80s y la de los 2000s, el hambre y las ganas de comer).

Pagan house

También podrían sucederse algunos rescates muy extraños que se agenciarían dos géneros hermanos: el techno y el house. Es posible que en un tiempo, con todo ya inventado, se recurra -por ejemplo- a recuperar música medieval pagana, convirtiéndola en un subgénero del techno como podría ser el acid o el progressive.

En el techno la música pagana tendría sentido como sample para utilizarlo como idea hasta repetida hasta la saciedad en cada tema, añadiéndole ritmos y sin apenas cortar los cánticos. En el caso del house daría coherencia a las secciones fuertes en forma de vocal chops troceados para los hooks.

Ya ha pasado antes: en el heavy metal existe el subgénero «pagan», que no es crear citas literales folkloricas del medievo, pero sí recrearlas e idealizarlas como haría en la música “clásica contemporánea” Bartok según su idea del “folklore imaginario”. No se trata de inventar nada, sino de quemar nuevas vías creativas.

4. MUSICA CLASICA

Electro-simphonic

Parece una chorrada, pero más allá de Switch on Bach de Wendy Carlos y la música de Vangelis -trabajos sumamente experimentales y muy poco comerciales para la orientación que está tomando hoy la música urbana- no hay muchos intentos reconocidos de «electronificar» la música clásica.

En este sentido, si lograramos crear algo bien planteado como hizo Rosalía con la mezcla del flamenco y los géneros mainstream podría funcionar.; incluso podría hacerlo la música de Vivaldi o Haendel sampleada con un bajo, percusión dura y filtros pasabajos en los violines. No está tan lejos…

Strings n bass

Este género sería una mezcla de música cinemática con efectos tímbricos orquestales y subidas de dinámica de tipo BSO mezcladas con una percusión electrónica potente. Sería la evolución -hasta cierto punto- lógica de la música de artistas pop anglosajones tipo Sam Smith o Aloe Blacc; algo tipo acústico, casi orquestal, profundo y al mismo tiempo pesado, moderno y fresco.

Las voces de estas canciones son como las que encontramos hoy; podrías escuchar a un Tyga o a un Post Malone del futuro con música cinemática de fondo. Estos temas tendrían muchas secciones y una energía más fluctuante que la que percibimos en los temas de música urbana actuales, y llevaría consigo un peculiar mestizaje de laboratorio que incluiría sonido orquestal con un toque surrealista-electrónico.

Y hasta aquí mi lista de posibles géneros, subgeneros y mezclas. Esto es lo que nos espera dentro de unas décadas, incluso es posible que el tiempo nos dé la razón mucho antes en algunos de los casos mencionados.

En fin, espero que hayas disfrutado este blog y te dejo algunos similares por aquí abajo. ¡Nos leemos la semana que viene!

Ya se han fusionado e irá a más: predicciones sobre el pop y el trap

En este blog explico el futuro del pop y el trap y de qué forma irán mezclándose progresivamente. [...]

Leer más...

Artistas que se fueron a la mierda y con razón

En este blog os propongo cuatro ejemplos de cantantes y artistas que fracasaron o simplemente fueron olvidados y desaparecieron del panorama (¿o no?). Hoy no voy a dar rodeos: ¡vamos a ello! [...]

Leer más...

Corazones de litio: la conexion artista-publico mediante la banalidad

La relación artista-público ha derivado en una comunicación basada en la superficialidad debida a las nuevas mentalidades y las TICS. [...]

Leer más...

La psicología de los géneros urbanos

Cada uno de los géneros que se estilan dentro de la música urbana tienen una personalidad, una psicología concreta que tiene sus raíces en la producción musical de cada tema hasta la mezcla y el mastering. [...]

Leer más...

¿Por qué está arrasando el “grunge trap”?

Este nuevo subgénero del trap nació hace ya unos años, pero ahora parece que todos los artistas se están uniendo al movimiento grunge recuperando este genero de los 90s. [...]

Leer más...

Crónica de un plagio anunciado: dos eras unidas por una curiosa anécdota

Unos artistas se inspiran en otros, y mientras tanto, el mundo da un vuelco. Es alucinante como la historia cambia la conciencia artística. [...]

Leer más...