Del rap al drill – la profesionalización de la vida callejera

Como evolución moderna del rap del sur de los Estados Unidos, el trap y el drill son dos géneros con su propia estética y una narrativa cuando menos peculiar. [Paréntesis: en los blogs Qué es el drill, Trap, historia y anécdotas e Historia del rap te explico qué son exactamente estos géneros y su historia]

Estos tres modelos de música urbana comparten tres aspectos fundamentales: el “rapeo”, la vida callejera y el crimen, pero desde el rap hasta los géneros actuales la visión de estas características se prende fuego y estalla por completo, pasando de la clásica vida callejera de supervivencia que podían manifestar gran parte de las líricas de los raperos “vieja escuela” al auténtico contrabando de drogas y armas que se estila en el trap.

¿No te parece una locura que un género musical haya evolucionado tanto en 4 décadas? Pues me gustaría explicarte hoy las cualidades de los tres géneros, para después desvelarte por qué un día los pequeños trapicheos para sobrevivir se convirtieron en atracos a bancos con recortadas:

El discurso del rap…

…o al menos el una buena parte de los trabajos de la primera escuela de los MCs estadounidenses, era un mensaje de protesta social desde las afueras de las ciudades, donde la gente llevaba vidas humildes. La marginalidad arrastraba a los artistas a describir sus necesidades de trapichear con pequeños intercambios, drogas y algunos pequeños robos para alimentar a la familia. Encontramos en su mensaje unión de la clase empobrecida y supervivencia conjunta: yo, mis amigos y mi familia.

Un ejemplo sería este tema de Nas publicado en 1996, en el que sueña con ganar dinero y vestir bien, fumar en la calle y traficar a lo grande, ya que por el momento solo puede malvivir.

Encontramos por tanto protesta social y reivindicación contracultural respecto a un sistema social que no deja margen para tener una vida digna a una buena parte de la población, un secreto a voces que se hace notar especialmente en los barrios de las afueras, donde los raperos reclaman la verdadera cultura.

En el rap “vieja escuela” podemos encontrar grandes dosis de bohemia según el tema que escuchemos: en concreto pienso en un artista español (Zatu) cuyo grupo se llama SFDK (siglas de Siempre Fuera De Casa, una vez más encontramos el argot de vida callejera), y más concretamente en su disco 2001 Una Udisea En El Lodo, disco con varios temas tristes, nostálgicos, reflejo de la vida de un barrio sevillano humilde, así como de la supervivencia en lo más bajo de la urbe. A pesar de que este disco fue sacado al mercado en 2003 forma parte de lo que se considera Old School español, ya que el rap llegó aquí una década después de su surgimiento en Georgia.

De todas formas, en la época temprana del rap estadounidense surgieron varios estilos en los que encontrábamos actitudes cercanas a las del trap y el drill: en el rap gangster o en el west coast (que considero precedentes del trap tanto en sonido como en lírica) en general encontrábamos delirios de grandeza, hombres de negocios, prostitución, droga… en ocasiones cosas muy similares a lo que después redirigió la industria trap prácticamente como un monocultivo.

Trap: el cártel

Tanto en el trap como en el drill se respeta el rapeo original del rap, pero en estos casos es mucho más frecuente la entonación que la clásica declamación propia del viejo género. En el caso concreto del trap comienza a manejarse la idea de empresa: los artistas tienen su S.A. fuera del sistema. “El sistema no nos acepta, pero fuera de él podemos comportarnos como capos y hacernos más ricos que nadie”.

Valores

Como puedes ver, la humildad que veíamos en el rap se esfumó y ahora todo es presumir de billetes, prostitutas, drogas, coches caros, etc. Se extiende la imagen de que fuera del sistema uno puede incluso comprarlo.

Encontramos también otro concepto de unión: ya no es familiar y de amigos (al menos no como se interpretaba en el rap): ahora es una unión profesional entre miembros de bandas. “Los míos están pa mi, mi gente no me falla”… este tipo de eslóganes se tienen por bandera. Ahora los artistas son cargos altos en bandas criminales profesionales, pero mantienen el concepto de familia. Se estila la idea de cárteles de la droga: grandes, organizados y reconocidos.

Lo único de su estilo

En este nuevo -y agresivo- concepto el personaje que es a la vez narrador y protagonista de las fantasías, y en ellas cuenta como sus compañeros de trabajo en los negocios son a la vez sus homies. Los personajes dirigen empresas antisistema enriquecidas y cárteles millonarios erigidos sobre un manto de trapicheo y contrabando de armas y drogas.

La contracultura en el caso del trap se extiende también hasta el uso de la lengua. Si en el rap a veces se decían tacos aquí se multiplican como los panes y los peces; la idea aquí es algo así como “nada de lo que me aporte el sistema puede servirme, tampoco el lenguaje formal”.

Dress code

Si la vestimenta en el rap era “old fashioned” (y en los casos más exagerados del west coast y similares incluía algún collar llamativo), en el trap encontramos pura moda y lujo. Es importante reflejar dinero y vanidad, por lo que la vestimenta es de marca. También llevan joyas que reflejan la ostentación de la clase enriquecida: anillos con diamantes, varios collares de oro de primera ley, e incluso placas de oro sobre los dientes.

Igual que en el rap pueden verse casos diferentes al de la pobreza, cabe aquí señalar que a pesar de que la mayor parte de los temas de trap tengan un discurso bastante más constreñido también hay estilos y temáticas diversos.

Drill: manada de lobos y panteras

Bueno, y ¿qué ha hecho el drill para diferenciarse de sus predecesores? Pues los artistas del drill se han cubierto muy bien las espaldas para poder crear un nicho de mercado potente, llamativo y original. La distinción aquí está básicamente en la propagación de una imagen de “grupos ninja” con pinta de hacer grandes robos nocturnos.

Y es que en una jungla, los traperos habrían sido los leones: tienen a toda una infraestructura trabajando para ellos, y ellos solo dirigen el negocio y hablan con sus proveedores para negociar como llevar a cabo el intercambio. No se mueven, son los amos y están en su trono. En el drill hay más conciencia de movimiento, y una mayor presencia de dinámicas de grupo en el relato de los protagonistas; están organizados y atacan en manada con un estilo entre los lobos y la pantera; juntos, veloces, audaces, ordenados.

Estilo

Los personajes que describen los artistas de drill se despliegan con una estrategia impecable, y en cuestión de minutos tienen la cabeza de un rival en las manos. La efectividad policial no es suficiente para cazarlos, son casi invisibles; llevan a otro extremo la profesionalidad de la delincuencia.

En el caso del drill, los delincuentes son ricos, pero no necesariamente tan poderosos como en el trap con el estilo de los narcos; son pura delincuencia en grupo, y se caracterizan por la eficiencia, la efectividad y la seriedad en su trabajo. Y al igual que en el trap, hay cierto tufillo a mafia, pero el foco está puesto mayormente en la estrategia a la hora de ajusticiar a componentes de bandas rivales que también operan en la droga.

De nuevo en este caso los personajes eligen una posición fuera de las jerarquías sociales más tradicionales, pero a estos les gusta vivir la adrenalina de cometer vandalismo y desprenden profesionalidad en cada uno de sus movimientos. Si hay que ajusticiar a alguien, lo encuentran en tiempo record y le arrebatan la vida. Enfatizan mucho los tiempos y la organización por encima del dinero y la buena vida que todo ello les da.

Pero a pesar de esta idealización que reflejan las letras, el drill es la óptica más oscura jamás contada sobre lo que pudo haber manifestado el rap en su momento. De hecho refleja lo que de verdad pasa en las ciudades, en esas calles que nadie tiene el valor de pisar. En el fondo lo que cuentan las letras es bastante duro, pero la perspectiva es la de un mercenario y es por ello que la realidad que sugieren los temas casi nunca se interpreta como algo triste.

Dress code

La vestimenta es mucho más explicita en el drill que en el trap. Casi siempre van uniformados con un pasamontañas tipo vandido-terrorista, ropa militar, chalecos antibalas… Siempre llevan o vestimentas oscuras o directamente negras para no ser vistos por la noche. En las imágenes también aparecen simulando un arma con la postura de las manos.

¿Cómo se ha pasado de la vida humilde a la avaricia, el beef y la violencia extrema?

A través de la banalización del contenido lirico de las canciones. Los raperos ya tenían un discurso de “reales” desde los comienzos, y los artistas del drill también lo adoptan en la actualidad, pero se saben dueños de una fantasía la mayor parte de las veces irreal o tremendamente dramatizada. La mayor parte de raperos si fueron pobres en algunas épocas de su vida, robaron para que su familia comiera y se temieron por el futuro.

Pero, como decía en el blog Corazones de litio, en nuestra era cunde la banalidad en las letras, por lo que una buena parte de los contenidos de las canciones expresan soberbia y gusto por lo material.

¿Es cierto que los drillers y los traperos son millonarios con el contrabando? En absoluto, son todo dramatizaciones: es cierto que hay traperos y artistas de drill que se dedican a pasar droga o incluso son o han sido pandilleros, pero normalmente de lo que son a lo que cantan hay un trecho.

Sin embargo el mensaje que portan es el de las bandas realmente poderosas y temidas que están ahí cada noche sembrando el terror por las calles. Y es que bajo capas y capas de “por qués” se hace notar que -en cierto modo- le dan al público lo que quiere; ropa cara, coches lujosos, las vidas con las que sueñan.. materialismo y bienes perecederos. Además al ser músicas “masculinizadas” (en el mal sentido de la palabra), la violencia y el ansia de poder -así como el control y éxito absolutos- se imponen.

Pero pensemos no solo en las letras, sino también en la música. Los géneros trap y drill son similares al rap, aunque con ciertas distancias: ritmos sincopados y en ocasiones más lentos, casi siempre mucho más potentes a nivel sonoro, instrumentales más violentas en subgraves… algo comparable a la evolución del rock a los primeros grupos de heavy metal. Es comprensible entonces que las letras también se hayan focalizado más en temáticas exclusivamente violentas, presuntuosas, de beef entre bandas o de ego trip.

Por lo tanto, vemos cómo con el paso del tiempo y el cambio de conciencia se han exagerado tanto los subgraves del rap hasta el contenido lirico de los artistas. Y es que, en ciertas vertientes del arte, el progreso implica una acumulación gradual de ciertos elementos, o en definitiva un concepto estético-metafísico que se va acentuando cada vez más, como es el caso. Esto también podrías comprobarlo en el blog 2 eras unidas por un plagio, en el que analizo la forma en que 3 canciones diferentes comparten algunos rasgos estilísticos, pero sus discursos evolucionan con el cambio de conciencia desde la época boomer a la milenial.

Fíjate cómo en solo 4 décadas desde que surgieron los primeros trabajos de rap en el sur de los EEUU los personajes de las ficciones se han armado, creado infraestructura en la delincuencia y por su puesto forrado. Cualquiera podría creer a pies juntillas que en la próxima década surgirá un cuarto género derivado del rap en el que los personajes formaran grupos terroristas y revolucionarios anti-estado, ¿que no? *se escuchan carcajadas en la oscuridad*

En fin, espero que hayas disfrutado de este blog y como siempre te dejo aquí unos cuantos relacionados. ¡Nos leemos la semana que viene!

¿Por qué Charlie nunca ganó premios por sus jingles publicitarios?

Charlie Harper nunca triunfó con su música. ¿Qué fallos cometió? Aquí te explico! [...]

Leer más...

Hipersexualización en las cantantes: ¿empodera o promueve roles hegemónicos?

Se habla de la hipersexualización de las cantantes como un sometimiento por parte de la industria. ¿Verdad o leyenda? [...]

Leer más...

¿Cómo será la música del futuro? 2121: odisea en el espacio

¿Cómo serán los géneros musicales dentro de 100 años? ¿Cuáles abundaran más? ¿Cómo se llamarán? ¿Qué géneros actuales se mezclarán o recuperarán? Este blog es una cápsula del tiempo en la que meteremos todas las expectativas lógicas sobre el futuro de la música urbana! [...]

Leer más...

¿Por qué está arrasando el “grunge trap”?

Este nuevo subgénero del trap nació hace ya unos años, pero ahora parece que todos los artistas se están uniendo al movimiento grunge recuperando este genero de los 90s. [...]

Leer más...

Los traperos y su séquito: combatiendo el prejuicio con el ejemplo

En este blog destruyo algunos prejuicios en torno a los cantantes en la música urbana: prejuicios sobre su ego y su falso papel pasivo en las producciones. [...]

Leer más...