El estallido del jazz en la música urbana

Bebe Rexha y Etta James unidas por la divulgación bloggera

¿Ein?

No sé si estáis al tanto de los lanzamientos comerciales que se hacen hoy por hoy, pero por si no lo sabíais yo os lo explico. Hoy en día la industria saca decenas de temas virales cada semana. Un día cualquiera se juntan los dos o tres singles principales del último disco de Meghan Trainor con el último exitazo de Billie Eilish, y todo el mundo está pendiente de ambos a través de las plataformas musicales. Pues bien, dentro de esta imparable cadena de montaje del arte pop y en la última etapa de la música urbana mainstream, hemos estado escuchando bastantes temas que hacen uso de progresiones armónicas características del jazz. No son progresiones armónicas complejas, más bien son sencillas, fáciles de digerir para un público que no está del todo acostumbrado a ellas. Se trata de algo así como una versión tímida y sencilla del lenguaje jazz adaptada al gusto de las masas. Canciones que tienen como mucho de dos a cuatro acordes que cada vez se repiten con más constancia, incluso eliminando esa fijación que tanto ha perdurado en la música pop de hacer al menos dos secciones o incluso tres teniendo en cuenta los puentes y los breakdowns, cada una de dichas secciones con cuatro acordes propios y diferentes en cada sección.

Démonos cuenta de que el jazz (al menos desde que llega el bebop y después con el modern jazz) tiene normalmente estructuras de 8 acordes. Adaptar las progresiones típicas de jazz al mainstream requiere simplificar las cosas y hacer ciclos de quintas básicos que encajen en estas fórmulas de máximo 4 acordes que exige la industria hoy. Si que es cierto que esta frecuencia actual en el uso de armonías soul más allá de algunos temas de Brison Tyller y artistas de ese estilo es bastante extraño, sobre todo por lo repentino de este vuelco: parece que algo está cambiando por aquí ^^.

Bebe Rexha, Guns and Roses y la importación de la variedad al panorama pop

Aunque en la música urbana se observa una gran tendencia a las fórmulas armónicas caracterizadas por sus precedentes en lo que a éxito refiere, siempre se suele buscar algo frescura, verdad y variedad en cada lanzamiento, porque aunque no lo parezca, los creadores tienen corazón y fijaciones artísticas muy concretas. Vamos a empezar ya en caliente con un ejemplo muy interesante de este fenómeno de las armonías frescas en el panorama pop: fijaos en este trabajo de Bebe Rexha.

¿Os suena de algo la armonía? Seguro que os es familiar. Es una armonía muy cercana a la del clásico temazo de Guns and Roses Sweer child of mine en algunas partes de la canción (salvando el último acorde de la rueda armónica). Bebe Rexha, aprovechando que a día de hoy (y especialmente tras lanzar su Say my name junto a David Guetta y J Balvin) es una artista consagrada dentro de la industria, aprovechó para incluir este tipo de transiciones armónicas para revestirlas de epicidad y fortaleza, para que esta armonía distinguida, elegante y contundente acompañara a la perfección al discurso feminista de la mujer imparable que avanza socialmente sin pausa.

Trabajando conceptos sólidos

La armonía representa a la perfección lo que dicen las palabras: la frescura de la rueda armónica alude a la distinción de la mujer y a su actitud diferente a lo que han dictado los cánones hasta este renacimiento de la conciencia social. Por otro lado, la epicidad casi sinfónica de la instrumental habla de grupo, de unión, de movimiento en masa, tal y como representan las imágenes de un grupo de mujeres corriendo. La grandeza que sugiere la instrumental también habla de algo importante, un cambio fuerte que se está germinando.

Esta epicidad de la que hablamos hace de narradora, nos comenta casi de forma cinematográfica que la mujer ya lo está logrando, que está avanzando y es imparable. En este caso y sobre la mera formula armónica, se planteó todo como lo que finalmente fue: un tipo de progresión de acordes que buscaba únicamente cierta distinción en un momento puntual de los grandes singles comerciales, y no sentar un precedente o abrir un nuevo mood armónico de intercambio modal o derivados.

Por lo tanto vemos que aquí no se buscaba en absoluto la perdurabilidad del elemento armónico. De hecho, aunque la canción tenga una producción y un videoclip totalmente comerciales, diecinueve millones de visitas tres meses después del lanzamiento en Youtube no la posicionan precisamente dentro del panorama mainstream, más bien la dejan en la posición que estaba pidiendo a gritos: la de la distinción comercial creativa.

Cuándo y quién

Pero reconduzcamos un poco todo: ahora llega este jazz sencillito, ¿no? Entonces: ¿precedentes? Bien, pues podrían mencionarse entre otros el Ryb y soul. De cara a este pequeño cambio probablemente haya influido el ímpetu de artistas que llevaron la música negra más sentimental al gran público, algunos de la talla de Chris Brown. Aparte, podría considerarse que tenemos cierta influencia de las armonías de jazz y derivados desde algunos grupos de los 80 como los Jackson Five hasta la actualidad con cantantes y productores como Bruno Mars.

Por otro lado, no debemos olvidar la reciente influencia del lofi en las redes sociales y las plataformas de música, que lleva ya tiempo revolucionando algunas como Youtube. ¿Qué es el lofi? Para los no neófitos de esta subcultura de internet podría entenderse como la principal alternativa al ASMR. Y para quienes aún no se han adentrado en este mundillo, se trata básicamente de bases de rap con música jazz de fondo.

Este peculiar subgénero del hiphop se ha revelado como un estilo cuya escucha favorece el estudio, el relax, ayuda a dormir, etc. Se trata de música no bailable pero en la que se han registrado unos volúmenes de consumo que podrían entenderse como masivos, ya que hay videos diarios en streamming de horas y horas de beats de rap lofi con su piano, su guitarra en limpio, una batería y un bajo potentes, y cuentan con varios millones de visitas. Son temas en general con muy poca definición en los agudos (una de las técnicas que consiguen ese fetiche del clásico efecto viejuno que incita al relax).

La visión de los creadores

¿Es el lofi el verdadero iniciador de estos temas mainstream con armonías simples de jazz? Nunca sabremos las razones de la industria, pero como siempre digo este tipo de sucesos no son del todo arbitrarios. Cuando un estilo se enraíza en la música urbana es porque aquellos que comprenden el funcionamiento de la oferta-demanda musical (managers, productores, songwritters, ingenieros de sonido, etc) han visto que puede generar nicho o salir muy rentable.

Los equipos que trabajan en cada lanzamiento saben cómo funciona el consumo musical y hoy en día están muy al tanto de todo lo que sucede especialmente en internet, que es donde se genera todo.

Los temas del último disco de Justin Bieber (por poner un ejemplo de algo reciente que hace uso de armonías soul y jazz sencillitas) han sido creados por equipos enteros en los cuales hay asesores de mercado que señalan lo que se consume musicalmente en cada momento. Estos profesionales estudian a fondo todas las posibilidades de artista y fandom: estudian lo que encaja con cada cantante del que se requiere lanzar un nuevo trabajo (su imagen, su target, el estilo que quieren vender de él/ella, la imagen, la fotografía, el discurso, etc).

Hoy nos hemos dado cuenta de que hay algo en las progresiones sencillas de jazz que engancha y relaja. Además, gran parte del consumo de la música mainstream se hace desde casa, y el “chillin” ya es un clasicazo en la música urbana y en esta vida actual repleta de estrés que hay que resituar tirándonos en el sofá a mirar la lluvia en el exterior con música de fondo.

Predicciónes de astrólogo musical

Entonces, sobre el jazz, ¿va a permanecer mucho tiempo en la música popular? Eso es complicado de saber: a este nivel de aparición en temas estrictamente mainstream (y en mi opinión) es difícil que aparezca para los restos. Probablemente siente las bases de un nuevo “mood” dentro del trap/soul trap/ hip hop, porque en el ryb y el soul, neosoul etc ya se encontraban armonías más oscuras hace tiempo (incluso en temas bastante virales), aunque de lo que hablamos actualmente es en concreto de estrategias concretas tales como los ciclos de quintas entendidos desde la estética jazz y los “voicings” jazzísticos.

Conclusiones

Como punto y final a este blog os dejo unos ejemplos de música super reciente para que comprobéis que realmente algo está cambiando en la música urbana. Ninguna de ellas ha cumplido ni una semana desde su lanzamiento a día de hoy. A lo mejor a nivel estadístico esta muestra no puede ser representativa de un cambio solido en la industria, pero se deja ver una corriente repleta de armonías más jazzy y del dulzor que hasta ahora ha caracterizado especialmente al soul y el ryb de nicho y no mainstream.

Sirva esto para que nos demos cuenta del papel tan activo que pueden llegar a tener tanto los artistas como los fans en el modelo de consumo y la increíble permeabilidad de la industria pop. Cuando un artista influyente introduce un elemento fresco, en ocasiones toda la industria va adaptándose a ello para ofrecer lo último, pero claro, siempre tiene que haber un iniciador que lo establezca de alguna manera, apoyado de un buen equipo de profesionales o -en más de una ocasión- algún que otro visionario.



Espero que hayáis disfrutado este blog y nos leemos la semana que viene.

El estallido del jazz en la música urbana

En este blog se explica la llegada de algunas progresiones de jazz en la música urbana mainstream. [...]

Leer más...

Ya se han fusionado e irá a más: predicciones sobre el pop y el trap

En este blog explico el futuro del pop y el trap y de qué forma irán mezclándose progresivamente. [...]

Leer más...