La música actual SI ES BASURA

Nunca he tenido pelos en la lengua para definir lo que es basura.

Pero, ¿qué es la basura?, ¿cómo trasladamos su definición al arte? La RAE diría algo así como “un producto artístico que no aporta ningún elemento de innovación, o en su defecto ninguna redistribución de elementos artísticos anteriores que pueda resultar interesante a un oyente inexperto, o a un crítico especializado, o a otros artistas, o a estudiosos…”.

Qué ambiguo esto de usar la “o” al final, ¿no? Claro, es que los oyentes inexpertos siguen consumiendo tanta música -o incluso más- que hace dos años. Por lo tanto, y a pesar de su estancamiento, si la música mainstream sigue vendiendo cantidades ingentes de streamings, singles, LPs… ¿somos una sociedad de borregos?

A ver

Quien me conoce sabe que trabajo los géneros urbanos literalmente cada tarde (produzco un tema musical cada día de lunes a jueves) y me encanta trabajarlos, de hecho me seguirá gustando a pesar de todo lo que voy a comentar aquí, porque por suerte mi trabajo sigue siendo desafiante hoy por hoy, y aletear de un lado a otro -a lo largo y ancho de la constreñida estética de la música urbana actual- resultará igualmente interesante a largo plazo… pero eso no quita que los géneros mainstream estén

Completamente obsoletos

La música de nuestra generación cada vez suena más idéntica al resto de música en cada nicho. Y es que la evolución de la música urbana se ha frenado una barbaridad durante estos últimos 2 años. Fijémonos en la década de los 2010: buenos años para la música, aunque no te guste el dubstep o el electrolatino, o los sonidos de wavetable del EDM. Aquí hablo de evolución, frescura, innovación.

Sin embargo, la nueva era está dando mucho que hablar (y desde luego nada bueno). Los 2020 parecen el hermano desaliñado de su década predecesora. Los géneros más creativos de los 2010 desaparecieron y nos hemos quedado con el pop, el trap-drill, el reggaetón y el dembow.

Pero ya no solo hablo de los géneros y los enfoques de los temas, sino también de las letras. Hace un par de días escuché uno de los estrenos más recientes de Nicki Minaj, artista que llevaba un tiempo desaparecida y últimamente ha vuelto a sacar algunos trabajos. Date un momento para escucharlo:

La letra es vomitiva, no por ser explicita en todos los aspectos (eso está genial), sino por lo idéntica que es a las letras de Cardi B y otros/as compositores/as de su mismo nicho. Y es que parece que los cantantes de trap no se dan cuenta de que las letras explicitas hace años que ya no son rompedoras. No son llamativas; no asombran a nadie. Pero los que fueron referentes de la música urbana siguen usando las mismas frases, mismo slang, mismo rollito rude, mismas expresiones, mismo gangstah, mismo “mi niggi y yo somos los Bonnie y Clide de ahora”… y francamente me parece muy mediocre.

Pero no me voy a conformar con verbalizar todo esto; quiero que sientas lo mismo que sentí yo al escuchar este tema por primera vez. Dime si lees su letra y no te suena a cualquier otra:

Yeah, my connect just now sent my wrist back

Tell these bitches give my drip back

Strawberry Ferrari, whip that Like to look back

when he H-h-h-h-hit that

Ass and thighs that’s where I’m thick at

Told his ex she ain’t gettin’ that dick back I call bae

“Yo, where that stick at?”

Tell that boy come get his shit back

If they act up, we gon’ fix that

Cuando la leí pensé: «¿esto es serio? ¿8 meses sin sacar nada al mercado y vuelves al ruedo con esta letra que parece el Gucci Gang de Lil Pump 2018?»

Y Nicki Minaj no es la única. Pero, ¿está mal presumir de riqueza, materialismo, drogas y sexo? Personalmente no es una temática que resuene especialmente conmigo, pero tampoco la desapruebo. En cualquier caso mi crítica no va encaminada a este tema: el problema es que el contenido y el formato no han evolucionado absolutamente nada desde hace un lustro.

Filmando el tornado mientras se acercaba

Si un par de años atrás comentaba con algo más de entusiasmo este tipo de temáticas en las letras, hoy compruebo como estos blogs míos aún tienen vigencia, si bien -pasado el tiempo- mi perspectiva es un poco más negativa. Y es que el blog Corazones de litio aún da en el clavo con cada arista de esta crisis: no es tan solo el arte, porque como ya sabemos, el arte es un reflejo de lo que quiere consumir la sociedad.

Y de veras, no sé hasta qué punto este tipo de música sigue mostrándole a la gente su superficialidad y ambición; tampoco sé si es el arte lo que no sabe funcionar como espejo de lo moderno y global de la gran metrópoli. Pero en todo caso, ¿valdría esto como excusa para hacer basura?

Aunque la sociedad se identifique y declare abiertamente superficial (y con todo el derecho del mundo), ¿justifica ello que la música se estanque en formato, contenido y estética? ¿Acaso no es posible comunicar lo que pasa en el mundo de una forma diferente o expresar lo mismo pero con distintas palabras, sonidos, texturas…? ¿Es que no hay suficientes elementos con los que jugar? Y sobre todo, ¿no se aburren?

Más cositas

Las melodías de la voz también son cada vez más indistinguibles. Se ha generado una visión moderna sobre el contrapunto y han proliferado en numerosas voces las melodías consideradas más bonitas hoy en día, una estrategia que ciertamente funciona y su resultado es agradable al oído, pero la mayoría de los artistas abusan de ella porque venden más; nadie se arriesga. Esto ha provocado que yo mismo, que llevo años defendiendo la originalidad de la música urbana a capa y espada, no encuentre ya armas para defenderla.

Pero vamos a ver ejemplos: dale un check a este video del grandísimo Andrew Huang. Fíjate en cómo explica la obsesión con una nota de la escala, nota que se puso de moda bastante antes de que él publicara este video (tengamos en cuenta que el video es de 2020, justo el año en el que yo sitúo la mediocridad moderna en su máximo esplendor)

Pero, ¿hay esperanza?

Si no fuera por algunos artistas que todavía frotan la superficie del panorama mainstream y consiguen sacarle brillo (The weekend, Lana del rey, Bilie Eilish, Rosalia, Nathy Peluso, Kanye West) no existirían artistas innovadores. Y… ¿cuál es su secreto? Muy sencillo, la atemporalidad los hace eternos; todos estos artistas comparten el mérito de vivir en una cápsula del tiempo desde que comenzaron su carrera, y viven en una cápsula del tiempo a pesar de trabajar -muchos de ellos- los géneros urbanos mainstream.

Todos los demás están haciendo lo mismo como un disco rayado, y también me voy a tomar la libertad de nombrar a algunos: Future, Travis Scott, Duki, Ozuna, Dalex, Raw Alejandro, Nicki Nicole, Karol G… Es triste criticar a artistas a los que durante un tiempo he considerado buenos compositores, pero un toque de atención nunca está de más.

Pero ojo, no todo es malo: lo mejor de todo esto es que estamos al borde de una gran crisis, y ya no solo del arte, sino del componente social, político y económico que vertebra Occidente. Necesitamos el regeneracionismo más denso que se ha dado en toda la historia; nuestra cultura y nuestra sociedad llevan hundiéndose unos años. ¡Pero basta de lloros! esta no es más que una crisis sin precedentes en una civilización sin precedentes; la civilización más prolífica que ha existido nunca. Ahora toca ser proactivos y salir del bache.

Dicho esto, espero que pronto podamos disfrutar de un panorama de innovación y frescura como el de la década de 2010, y que la basura que se está haciendo hoy se quede en solo una ciénaga de la cultura pop, cultura cuyo esplendor nos hizo herederos de tanto talento.

¡Y eso es todo por hoy! Para acabar te dejo algunos blogs relacionados en los que también suelto bastante veneno por si quieres seguir alimentando tu lado maligno.

Eso es todo por hoy, te dejo algunos blogs relacionados, ¡nos leemos la semana que viene! Un abrazo!

Las 10 canciones más patéticas de la historia

Un top sobre las canciones más vomitivas, avergonzantes, lamentables y condenables de la historia de la humanidad. [...]

Leer más...

Artistas que se fueron a la mierda y con razón

En este blog os propongo cuatro ejemplos de cantantes y artistas que fracasaron o simplemente fueron olvidados y desaparecieron del panorama (¿o no?). Hoy no voy a dar rodeos: ¡vamos a ello! [...]

Leer más...

La cloaca de los estudios de grabación: estafas y plagios

En engaño, la estafa y la reventa son la parte oscura de "algunos estudios de grabación". Es necesario informarse bien del portfolio de cada "profesional" antes de consumir su servicio musical. [...]

Leer más...

Me preocupa el estado de la musica urbana

Los excesos que reflejan las letras y videoclips de la música urbana actual… ¿son buenos o malos? ¿está en crisis la música urbana? [...]

Leer más...

Cómo sobrevivirá la musica al frío invierno capitalista

¿Qué le va a pasar a Occidente?¿Desaceleración?¿Colapso?¿Reinvención? Y sobre todo, si el capitalismo ha de cambiar, ¿cómo sobrevivirá la música? [...]

Leer más...

Hipersexualización en las cantantes: ¿empodera o promueve roles hegemónicos?

Se habla de la hipersexualización de las cantantes como un sometimiento por parte de la industria. ¿Verdad o leyenda? [...]

Leer más...